Mariela Limerutti Artista Visual, Argentina.


ÉRASE UN JARDÍN
Suburban Surprise Enkhuizen, Holanda 2014
+ INFO
ÉRASE UN JARDÍN // SUBURBAN SURPRISE

Este proyecto fue uno de los 6 seleccionados entre un total de 150 propuestas enviadas de todo el mundo para la convocatoria abierta titulada Expanding Reality de la programación 2013 de la institución HMK* [Hotel MariaKapel].

"Mi casa materna tenía un jardín hermoso y extenso, con muchas plantas autóctonas. Ante la muerte súbita de mi madre este jardín comenzó a morir también ya que nadie, a pesar de los esfuerzos, podía cuidar sus plantas como ella lo hacía. Debido a que hay seres con una sensibilidad especial para esta tarea, quienes pueden entablar un contacto vital con la vegetación, se desarrolló esta propuesta desde una poética artística particular…".

El proyecto personal fue desarrollado durante los meses de junio y julio en la ciudad de Enkhuizen, Holanda, para el cual se transportaron cactus y suculentas desde este jardín en San Juan, Argentina. Viajaron doce plantas de especies distintas. Una vez allí, se buscó entre los residentes, quienes asumieran la responsabilidad sobre una de esas plantas comprometiéndose no sólo a cuidarlas sino también a darles un espacio donde habitar dentro de sus casas. El espacio íntimo de cada hogar en Enkhuizen fue el lugar real con el cual las plantas (las cuales venían de un jardín único) tuvieron que interactuar y aprender a convivir con mundos distintos; donde están aún hoy desarrollando aptitudes de supervivencia. Entre los conceptos relacionados al proyecto fluyen los de vida, muerte, viaje, tiempo, hogar, espacio diferente, adaptación, supervivencia; y también aparece el concepto sobre "lo otro" (abordado por el antropólogo Marc Augé y desarrollado por la Psicología también) que no sólo se transluce en el lugar de origen de las especies, sino en las propias plantas, en su despojo, y en la persona que las cuidara y que ya no está.

La búsqueda de los padres adoptivos se fue definiendo en el transcurso de la residencia para culminar en un evento público donde se entregaron las plantas y se expusieron el registro fotográfico del proceso de preparación, viaje y lugar de origen; las certificaciones, los permisos de viaje y los contratos de adopción firmados por los organizadores del evento, cada persona que asumió el compromiso de vivir con una de las plantas y por la autora. El proyecto fue cubierto por el periódico Noord-Hollands Dagblad en varios episodios.

Este proyecto de arte debió exponerse a reglas fitosanitarias de diferentes países. En Argentina, intervino primeramente el SENASA (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria), donde se realizaron pruebas que corresponden a plagas que están ausentes en Argentina, para emitir un Certificado Fitosanitario oficial. Luego desde la Subsecretaría de Medio Ambiente, Dirección de Flora y Fauna, también emitieron otras certificaciones corroborando que no eran especies en extinción. Y por último, desde la oficina de Control y Fiscalización Fauna y Flora Silvestres, Autoridad Administrativa CITES Argentina, Dirección Nacional de Ordenamiento Ambiental y Conservación de la Biodiversidad, en Buenos Aires, se emitió la última certificación para poder sacar las plantas del país.

Paralelamente, me puse en contacto con la International Plant Protection Convention (IPPC), Food and Agriculture Organisation, de la Organización de las Naciones Unidas, y a través de ellos con la National Plant Protection Organization (NPPO) en Holanda para que corroboraran y me permitieran el ingreso a Europa y al país. Desde la Health & Consumers Directorate-General, European Commission, me informaron sobre la Directiva 2000/29/EC que regula la entrada de especies vegetales a la Unión Europea, y también de la directiva 2008-61-C sobre las especies nocivas. Y ellos se comunicaron con las autoridades de Protección Vegetal del Aeropuerto Internacional Ezeiza para ponerlos en conocimiento de mi intención. Así, desde Ezeiza me contactaron para corroborar de qué se trataba este proyecto de arte y que estuviese tramitando todas las certificaciones necesarias, que las plantas viajaran sin tierra en un medio de conservación estéril; además de informarse sobre fecha, día y hora del viaje.

*HMK es un espacio para el desarrollo de residencias y proyectos en Hoorn, una ciudad del siglo 16 junto al Ijsselmeer, 40 km al norte de Amsterdam. En el centro antiguo, en un orfanato medieval con jardines internos y en la capilla María, HMK recibe artistas de todo el mundo. El programa involucra artistas que trabajen en un amplio rango de medios, focalizando en instalaciones y trabajos in situ, video/film y performances. Los proyectos se desarrollan en espacios públicos o en el espacio de exhibición de la capilla.